Una Libra De Carne Agustin Cuzzani Pdf

Entra Beluver y al llegar a los escritorios salen a recibirlo los hermanos lvarez, ambos muy parecidos a Don Bonifacio. Elas Beluver est ya condenado! Estoy hasta la coronilla de acreedores y comerciantes que vienen da y noche a presentar cuentas. Pausa En realidad, la espada le sirve muy poco. Pero con ello no remediaba nada.

Es bien comprensible la indignacin de todos vosotros! Dadas su edad y condiciones de salud, slo podr pagarle.

Preguntaba si la seora trabaja. Mutis de Beluver trastabillando. Tens dieciocho aos de antigedad, y qu has conseguido? Ah tens otro acreedor que viene a cobrar. Abrazndole la espalda a Beluver y palmendolo Pero no faltaba ms, Beluver!

El Honorable Jurado se servir considerar que esta situacin lleva ya dieciocho aos. Yo quiero ver a un ahorcado! Una cieguita que en lugar de bastn blanco usa espada.

Navigation menu

Es una carta de recomendacin para que encuentre trabajo en cualquier negocio del ramo. Como recitando el reglamento de memoria No se permiten dilogos cuando est reunido el tribunal. Legible es el anuncio, seorita.

Una libra de carne

Slo una triste y flaca libra de carne de Elas Beluver, por la cual mi cliente ha pagado cuatro mil doscientos trece pesos. Murmullos en el pblico Lo nico cierto en todo lo que dijo la acusacin, es que Elas Beluver firm un compromiso de entregar una libra de su carne, si no pagaba su deuda. Por qu tiene que ser una libra y no un kilo, o dos? Es que se trata de carne, stratigraphy of india pdf m'hijita.

Al llegar el Coro a la puerta de salida, Beluver se tira como quien baja de un mnibus en movimiento. Un buen vendedor debe ser culto y elegante. Lo publicaremos en los diarios. Beluver mira su reloj, baja, cambia de saco y sale. La personalidad paranoide sistematizada y soliloqueante.

Deberamos imponer silencio y respeto. En realidad, los minutos eran bastante escasos. El justocorrecto-aplicado-Jurado-imparcial! Mutis de Beluver Con lo cual se acredita que Beluver era un empleado modelo a pesar de las reprimendas de su patrn, Don Bonifacio.

Representamos el Orden Judicial. Claro, a usted no le importa la prosperidad de sus patrones que le estn matando el hambre desde hace tanto tiempo. Beluver se vuelve sobresaltado No, no interrumpa su trabajo. Pensad en vuestras necesidades. Ser posible que a esta altura de la vida, cuando deberamos nadar en la abundancia como los Amazzacanne o los Montefussaro o lo Belusci, tengamos que soportar humillaciones?

Los Jurados quedan en su sitio, hablando entre s en voz baja. No podemos fiaros ms meses! Es el equivalente de cuatrocientos cincuenta gramos. Cualquier cosa hacs antes de levantarte temprano y cumplir con tus patrones.

Roberto Aguirre

Pero antes quiero dejar establecido algo. Queda a Beluver todava un largo camino para retornar a su casa. El caso de hoy no es, desgraciadamente, tan interesante. Beluver era tenedor de libros de los importantes almacenes mayoristas de don Bonifacio Mndez. Con ese sueldo es lgico que vista de negro.

Men de navegaci n

Tomando la tarjeta Gracias, caballero. Todos ellos dependen de la puntualidad de algn mnibus y forman largas colas esperando con el alma en un hilo. En esta vista pblica la causa seguida por don Toms Shylock Garca, comerciante, contra Elas Beluver por cobro de indemnizacin de daos! Con el mismo tono y ritmo del coro anterior No olvide que me ha estafado, me ha robado, me ha burlado, me ha daado.

Es decir, Visitador Mdico. Indignado Cualquiera dira que estamos en un teatro! Beluver entra a escena tomndose el costado. Luego de varios das de bsqueda, el acusado encontr un nuevo trabajo.

Beluver retorna y es ubicado en un banquillo de acusado Tampoco su carne puede ser comparada con la de vacuno o la del pollo. Sacando su carnet Soy redactora de Judiciales del Noticiero Ilustrado. En esa poca deba levantarse muy de madrugada para concurrir a las oficinas donde trabajaba desde haca ms de dieciocho aos. Golpea un martillo Orden en la sala! Todos leen diarios, Beluver va en el medio.

Haber sufrido y haberme deslomado como una sirvienta detrs de ti toda mi vida para que al final se burlen y ran de una. Entra el mismo Coro, ahora vienen en fila de dos. Con gesto profesoral Hablar solo es un sntoma de paranoia.

Agust n Cuzzani

Beluver queda un instante perplejo y luego sale por la puerta ms prxima a su escritorio. Beluver da un respingo Aj! Pero en general cualquier ropa clara lo aliviar en seguida.

Un guarda los va empujando. El resto es fcil de imaginar.